Qué debes hacer en caso de accidente

En caso de accidente, ¿qué debes hacer?

Toma fotos del accidente y de los daños en los vehículos

Con tu smartphone, saca fotos de los coches implicados en el golpe antes de apartarlos de la calzada, y de la señalización que pudiera afectar a la culpabilidad de una de las partes: por ejemplo, si existe un semáforo que alguno se haya saltado, si algún vehículo invadió otro carril o una glorieta… Toma fotos también de la matrícula de la parte contraria para poder identificar el vehículo en caso de que el conductor no tenga seguro y, en el peor de los casos, decida darse a la fuga.

Comprueba si hay heridos y avisa a las autoridades

Comprueba si hay algún herido o existen posibles lesiones: si es así o sospechas de que puede haberlos, llama enseguida al 112 para comunicar el accidente. Te preguntarán por la ubicación del siniestro y sobre la situación de los posibles heridos y, en función de esta información, enviarán a los servicios médicos más cercanos.

Si existen heridos, por norma general desde el 112 también enviarán una patrulla (de la policía local o de la Guardia Civil) para que realice un atestado del accidente. Tal y como indican desde AEA (Automovilistas Europeos Asociados), si han acudido los servicios sanitarios, “puedes utilizar el parte amistoso para dar cuenta de lo ocurrido y presentarlo a tu aseguradora (el punto 24 permite incluir información sobre las lesiones de los heridos y si han recibido asistencia sanitaria)” incluso si la parte contraria no tiene seguro.

Si no hay heridos, pero la parte contraria no tiene seguro, llama a la policía local (092) si el accidente tuvo lugar en poblado o la Guardia Civil (062) si sucedió en carretera. Realizarán el atestado del accidente y multarán al contrario con hasta 2.800 euros por no llevar seguro.

Recaba los contactos de los posibles testigos

Una vez tengas el contacto de los testigos que hayan presenciado el accidente, si ha acudido una patrulla de la policía o Guardia Civil a realizar un atestado, dáselos a los agentes. Pueden serte de mucha utilidad si el contrario y tú mantenéis discrepancias sobre lo ocurrido o, incluso, si acabáis en los tribunales. Ten en cuenta que los ocupantes de tu vehículo, al considerarse parte interesada, no podrán servir como testigos.

La importancia de identificar a la parte contraria

En un golpe ‘normal’ (en el que ambas partes cuenten con seguro) es siempre importante intercambiar con el contrario sus datos, de forma que las aseguradoras puedan alcanzar un acuerdo e indemnizar o arreglar los vehículos lo antes posible.

Pero en caso de que la parte contraria no tenga seguro, esto es mucho más importante. ¿El motivo? Que si el accidente fue culpa del contrario (con el coche sin asegurar) a ti te compensará el Consorcio de Seguros y ojo, porque este organismo, en caso de accidentes con vehículos desconocidos o que no se hayan podido identificar, sólo te indemnizará por los daños personales que puedas tener, pero no por los materiales. Además, esta indemnización correrá a cargo de tu aseguradora, que sólo te indemnizará si tu seguro es a todo riesgo.

Si el contrario no tiene seguro, o no quiere darte sus datos…

Llama siempre a la policía local (092) o Guardia Civil (062). Si hay heridos, llama al 112 e indica la posibilidad de que el contrario no tenga seguro para que envíen a una patrulla.

¿Y cómo actúa el seguro del coche en estos casos?

“Si el vehículo contra el que chocaste no está asegurado, no tendrás que hacer nada especial”, explica Marcos Rodríguez-Solano, abogado especializado en tráfico: “simplemente, da un parte del accidente a tu aseguradora (antes de siete días, puedes utilizar el parte amistoso) y esta, siempre que cuentes con cobertura de reclamación de daños, reclamará tu indemnización al Consorcio de Seguros (902 222 665 / www.consorseguros.es )”.

Si no tienes contratada la cobertura de reclamación de daños (la ofrecen la práctica mayoría de las aseguradoras, “excepto algunas compañías low cost”, indica Carlos Lluch, director técnico de la correduría de seguros Lluch&Juelich), tendrás que reclamar tú mismo al Consorcio de Seguros, que será quien te abone la indemnización correspondiente.

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) es un organismo público privado que cubre las indemnizaciones, por daños materiales y personales, en accidentes en los que se vean involucrados vehículos robados o identificados pero no asegurados. Tal y como explica Lluch, “el Consorcio está sujeto a las normas que rigen para el resto de aseguradoras, por lo que a efectos prácticos deberá abonarte la indemnización en los 40 días naturales siguientes desde que reciba la notificación del accidente».